7 de abril, Día de las Vías Pecuarias

Redacción: @BejarEuropa

 

Las vías pecuarias están en peligro. Más de 125.000 kilómetros de recorridos históricos, patrimonio cultural, se pierden ante la inacción de las administraciones. Organizaciones en defensa de los caminos reivindican actuar frente a la usurpación de estas vías y celebrar el 7 de abril como «Día de las Vías Pecuarias».

 

La asociación Trochas Viejas y ARIC “90 varas” con la colaboración del Grupo Senderista Masqueandar, la Asociación Salmantina de Agricultura de Montaña, la Asociación cultural “El Corral del Concejo y la ganadería de José Marcos Calama celebran el 7 de abril el Día de las Vías Pecuarias en Casafranca (Salamanca).

Las vías pecuarias son la red de caminos públicos más antigua, en la actualidad, amenazada. Por ello, a esta celebración a nivel estatal se han unido más de 40 asociaciones locales, tanto sociales como ambientales, que van a llevar a cabo durante este domingo 7 de abril distintas acciones reivindicativas de las vías pecuarias.

La historia de las vías pecuarias tiene su origen en la trashumancia. Los pastores trasladaban a los ganados aprovechando los pasos más practicables (puertos de montaña, vados de ríos…). Así se creó una red de comunicaciones en la Península Ibérica, las vías pecuarias, cuya existencia y uso aún se conserva.

Esta red de vías pecuarias, tan arraigada en nuestro paisaje, forma parte de nuestro patrimonio cultural. Sin embargo, desde la Asociación Trochas Viejas y ARIC “90 Varas” denunciamos la falta de conservación de este patrimonio vial, la ocupación con infraestructuras públicas y privadas y el cierre sistemático de estas vías de comunicación por parte de terratenientes, administraciones y pequeños propietarios. 

Las vías pecuarias son competencia autonómica y están reguladas por la Ley estatal de Vías Pecuarias de 1995 y, en el ámbito autonómico, en algunos casos por leyes o reglamentos propios. La longitud de esta red pecuaria supera los 125.000 kilómetros de recorrido, de los que una gran parte se ha perdido por usurpaciones, falta de uso, construcción de embalses y otras infraestructuras.

Por ello, desde las organizaciones convocantes del «7 de abril, Día de las Vías Pecuarias», se reclama a las administraciones que, tal y como señala la Ley de Vías Pecuarias de 1995, se obligue a las Comunidades Autónomas a su protección: clasificación, deslinde y amojonamiento. Y que se vigile el buen uso y se actúe contra quienes cierran y usurpan nuestras vías pecuarias.

Por ello, invitamos a la ciudadanía de la zona a participar en este “Día de las Vías Pecuarias” cuyo objetivo es la defensa de las vías pecuarias y contribuir en la conservación, conocimiento y difusión de este patrimonio cultural y paisajístico público.

 

Día de las Vías Pecuarias 2019

 

MANIFIESTO:

 

Desde que el hombre se hizo pastor trashumante en la más remota antigüedad, la necesidad de trasladar el ganado de los pastos de verano a los de invierno determinó la aparición de unos itinerarios que, aprovechando los pasos más practicables (puertos de montaña, vados de ríos, etcétera), fueron tejiendo año tras año una compleja red de comunicaciones en la Península Ibérica, las vías pecuarias, cuyo uso para estos fines, aunque muy disminuido, todavía se conserva.

Esta red de vías pecuarias, tan arraigada en nuestro paisaje, ayuda a comprender relaciones económicas, de parentesco, influencias culturales, enfrentamientos y alianzas, y tantas otras circunstancias de la historia y economía españolas. Al ser la red de comunicaciones más antigua que ponía en contacto a los pueblos peninsulares, por sus caminos ha discurrido y se ha conformado nuestro pasado.

La historia de estos itinerarios es, por tanto, una parte importante de la de nuestro país, y la conservación de este patrimonio vial trasciende del mero hecho económico de su utilidad para convertirse en la protección y el rescate de uno de los más importantes monumentos de nuestro acervo cultural.

Las vías pecuarias son competencia autonómica, y están reguladas por la Ley de Vías Pecuarias de 1995 a nivel estatal, y a nivel autonómico en algunos casos por leyes o reglamentos autonómicos. Suponían al menos 125.000 kilómetros de recorrido, de los que una gran parte ya pueden estar perdidos por embalses y otras infraestructuras.

La Ley de Vías Pecuarias aprobada en 1995 obliga a las Comunidades Autónomas a su protección, es decir, a tenerlas clasificadas, deslindadas, amojonadas, y en estado de uso, recuperando las que se encontraran usurpadas. Además, especifica en su disposición adicional primera que las vías pecuarias no clasificadas deberían clasificarse urgentemente.

Sin embargo, no es esa la situación, sino que muchísimas vías pecuarias se encuentran usurpadas, disminuyendo su ancho o, en muchos casos, cortando transversalmente las veredas por cancelas. La situación administrativa es variable, según la comunidad autónoma: desde algunas en que aún hay muchos municipios sin clasificación de vías pecuarias, como la Comunidad Valenciana o Cataluña, otras donde apenas hay deslindes, como Murcia; el caso de Andalucía, donde entre los años 2000 y 2008 hubo un importante impulso de recuperación de vías pecuarias que sin embargo quedó parado en seco, y lo que es peor, gran parte de los deslindes realizados están anulados o suspendidos. Hasta Extremadura, Castilla-La Mancha o Madrid, donde es menos frecuente el cierre de vías pecuarias, aunque no están exentas de problemas.

En general, la PICP reclama a las Comunidades Autónomas que cumplan las obligaciones que las leyes les confieren con respecto a las vías pecuarias:

  • Aprobar, como dice la ley, aunque 24 años más tarde, con extrema urgencia, la clasificación de las vías pecuarias en los términos municipales en los que aún no exista esta clasificación, sin olvidar los abrevaderos, descansaderos, majadas y demás lugares asociados a las mismas.
  • Deslindar las vías pecuarias, en especial aquellas en que haya duda sobre su recorrido, estén cerradas o amenazadas de cierre por los titulares de las fincas colindantes.
  • Inscribir las vías pecuarias en el Catastro y en el Registro de la Propiedad.
  • Recuperar las vías pecuarias que se encuentren usurpadas.
  • Conservar las vías pecuarias en estado óptimo, tanto para el uso primitivo y prioritario, el tránsito ganadero, como para usos complementarios como senderismo, ciclismo, y disfrute de la naturaleza en general.
  • Mantener la vigilancia para evitar otras agresiones a las vías pecuarias como su transformación en vertederos, circulación de vehículos a motor no autorizados, roturaciones, etc., y para que puedan desempeñar el papel de corredores ecológicos asignado por la Ley.
  • Creación de patronatos o consejos de usuarios de vías pecuarias.

Este primer “Día de las Vías Pecuarias” quiere recordar a  las administraciones que cumplan con estos, que son sus deberes legales y su responsabilidad ante los ciudadanos.

Desde las asociaciones organizadoras, queremos dar las gracias al grupo senderista Masqueandar de Endrinal, a la Asociación Salmantina de Agricultura de Montaña, a la Asociación Corral del Concejo de los Santos y sobre todo a Pepe Calama y sus ovejas que nos han hecho sentir el verdadero valor de estos viejos caminos de los que hoy reclamamos su conservación en este primer “DÍA DE LAS VÍAS PECUARIAS”

Gracias a todos por venir.

Cartel