Editorial 488 | “Feik nius” y estulticias varias

Redacción: @BejarEuropa

 
  • En el ánimo de combatir tanta estulticia, explicaremos el concepto

Nos han hecho llegar un artículo aparecido en otro digital, hablando sobre una crónica publicada en BÉJAR EN EUROPA. Concretamente sobre la de una agencia de viajes, especializada en ornitología, denunciando que habían «arrasado con el hábitat» en Valdesangil.

Lo primero de todo: Muchas gracias por la publicidad gratuita y por haber contribuido a subir nuestras estadísticas en google analitics.

Vayamos por partes.

En ese artículo parásito se hacen unos juicios de valor fuera de lugar sobre nuestro nombre. Dice que es “ambicioso” porque “poner el título Béjar en Europa en estos tiempos parece dar un salto con mucho vértigo”. Le aconsejamos encarecidamente al autor la ingesta de una dosis adecuada de betahistina (previa prescripción facultativa, por supuesto). No es de extrañar que, en su limitadísima altura de miras (será por el vértigo), el autor se encuentre más cómodo entre momias que focalizando a Béjar en Europa durante la globalización tecnológica del siglo XXI.

Por otro lado, en el mismo texto, destaca desconocer la existencia de BÉJAR EN EUROPA. Curiosamente, el digital donde escribe publicó el nacimiento de BÉJAR EN EUROPA el 7 de enero de 2019. Es decir, ni siquiera se molesta en leer el digital donde se publican sus propios artículos. Esto infiere, a nuestro entender, una actitud un tanto narcisista y egocéntrica donde lo único que le interesa de ese digital es lo suyo, y lo demás se la suda.

No deja de ser paradójico que el autor de ese patético producto –no es esto exactamente una crítica- opine sobre otra opinión, y califique la publicación de esa opinión como “feik nius”. ¿”Feik nius” la publicación de una opinión? Si califica de “feik nius” la publicación del criterio de una empresa, por esa regla de tres, todos sus artículos publicados en ese otro digital son “feik nius”. Es totalmente absurdo hasta el más absoluto extremo.

Esta confusión puede deberse a dos motivos: O quien escribe ignora completamente el significado del neologismo, o, como aquel personaje del chiste, ha escuchado una palabra nueva, le ha llamado la atención, y la repite siempre aunque no venga a cuento.

En cualquier caso, y en el ánimo de combatir tanta estulticia, trataremos de explicar el concepto: Una fake news es un tipo de bulo que consiste en un contenido pseudo-periodístico, normalmente anónimo, difundido a través de portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y redes sociales y cuyo objetivo es la desinformación. ¿Cómo puede ser una fake news la publicación de una apreciación de una empresa concreta que considera, a su entender (equivocado o no), que las actuaciones en Valdesangil han arrasado el hábitat de los pájaros? Se podrá estar de acuerdo o no con esa valoración, compartirla o no, rebatirla o no, ¿pero fake news, en serio?

Por si la definición no fuera suficiente, y por si la sandez persistiera, pongamos un ejemplo práctico, real y actual:

  1. Pablo Casado, presidente del PP, hace unas declaraciones.
  2. La Agencia EFE publica esas declaraciones realizadas por Casado.
  3. Ignacio Escolar rebate en su digital, una por una, las afirmacines de Casado publicadas por EFE y asegura que son mentira
  • ¿Las afirmaciones de Casado son fake news? NO.
  • ¿La noticia publicada por EFE con las afirmaciones de Casado es una fake news? NO.
  • ¿Escolar acusa a EFE de publicar una fake news? NO.

Entonces, ¿va quedando claro lo que es y no es una fake news? Publicar la apreciación, equivocada o no, de una empresa no es fake news.

Ya por último, el acabose. El autor pretende contener la verdad más absoluta, tratando de lanzar ‘moralinas dogmáticas’ y acusando de publicar “feik nius”, desde un púlpito muy determinado. Habría que recordarle que en ese digital donde escribe se han publicado injurias y calumnias reconocidas en sede judicial. Sinceramente, nos parece un tanto peculiar cuando observamos hablar de “feik nius” en un digital donde se han publicado injurias y calumnias.

A diferencia de eso, BÉJAR EN EUROPA no ha tenido ninguna denuncia por injurias y calumnias, así como tampoco ninguno de sus integrantes durante su respectiva y dilatada vida en los medios de comunicación. A diferencia de otros, en BÉJAR EN EUROPA somos acérrimos defensores de la libertad de expresión, pero también de sus límites legales.

Un saludo muy cordial, y de nuevo nuestro agradecimiento más sincero por la promoción.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola