Editorial 491 | El humo de la madera bejarana

Redacción: @BejarEuropa

 
  • Resabiados de tantas promesas electoralistas frustradas

El Ayuntamiento de Béjar, junto con los de Lagunilla, Sorihuela, Puerto de Béjar y Baños de Montemayor, «aprobaron el 14 de marzo los estatutos y el acta fundacional de la Asociación  para la Gestión Forestal de los Montes-Estribaciones de Gredos, que tiene con fin el aprovechamiento y limpieza los montes de la comarca y comarcas limítrofes». Esta asociación se constituye ante la supuesta instalación en esta zona de una empresa cuyo principal objetivo es la explotación integral de los montes.

Bien, hasta aquí todo parecería normal pero, a nuestro humilde entender, subyace una muerte anunciada del proyecto si se concibe con estas precarias condiciones y sin entrar a valorar las diversas aristas ecológicas del mismo. Nos sobran los motivos, no obstante y para no alargarnos, explicaremos las 7 principales causas para esta premonición:

Electoralismo partidista

1.- Sin que hayan trascendido las causas, se han perdido ayuntamientos atraídos por la idea. En palabras de Francisca de Andrés (Cs), «a fecha del 29 de noviembre de 2018 había hasta 8 municipios interesados». Finalmente, sólo han firmado 5 (-3).

2.- Llama la atención la fecha de constitución de esa asociación: 14 de marzo de 2019, con unas elecciones generales convocadas para el 28 de abril (a 45 días de la firma), y otras municipales, autonómicas y europeas para el 26 de mayo (a 73 días de la firma). Alguien con un mínimo de sentido común podría tachar este hecho de electoralista puro y duro. E incluso, si apuran un poquito, el anuncio de ésto quizás pudiera contravenir los dictámenes de la Junta Electoral Central del 6 de marzo de 2019.

3.- Destaca que el mismo partido político gobierne en todas las localidades asociadas: El Partido Popular. Y que, curiosamente, el precursor de esta iniciativa sea el presidente comarcal de ese partido. ¿Coincidencias?

4.- Es notable la ausencia de Candelario. La localidad corita suma más hectáreas de superficie que Sorihuela, Puerto de Béjar y Baños de Montemayor juntos (3 de los 5 asociados).

Incapacidad de producción

5.- Recordemos las palabras de Riñones en sesión plenaria:

«Esto no es un proyecto de biomasa, esto es un proyecto de explotación integral de los montes. La empresa necesita 6.000 hectáreas de terreno al año por un periodo de 25 años porque, se sobreentiende, que los montes que han sido cortados ya están en pleno   funcionamiento otra vez para volverlos a cortar».

La superficie total de todas las localidades suscritas a esa asociación es de 14.113 hectáreas. De las cuales habría que ir restando la urbanizada, edificada, urbanizable, los terrenos legalmente protegidos, los particulares que no quieran saber nada del asunto, etc. Aún a pesar de todo, tomando las 14.113 hectáreas y teniendo en cuenta que se necesitan «25 años para que los montes cortados estén pleno funcionamiento otra vez», éstas sólo les dudarían poco más de 2 años. ¿qué hacemos durante los 23 años restantes con nuestros montes esquilmados?

6.- No cuadran las cifras de creación de empleo y de inversión: Se estaban anunciando la creación de 110 puestos de empleos directos e indirectos con una inversión de 1,2 millones de euros:

  • Empleo: En palabras de Francisca de Andrés (Cs), en la reunión que se mantuvo con los empresarios en el Ayuntamiento de Béjar, «se habló de 90 puestos de trabajo, no de 110». Es decir, 20 puestos de trabajo menos en cuestión de meses y antes de empezar.
  • Inversión: Tomando como ejemplo 2 de las principales redes de calor por biomasa castellanoleonesas, contrasta bastante que en Soria tuvieran que invertir 11,7 millones de euros más para conseguir tal cantidad de puestos de trabajo, y que en Aranda de Duero tuvieran que invertir 6,8 millones más para conseguir 70 puestos de trabajo menos.

Demasiado tiempo dando vueltas para ser tan buena idea

7.- El Ayuntamiento de Béjar tiene conocimiento de ese proyecto desde hace 2 años, tal y como certificó Riñones en una sesión plenaria. Más aún cuando el director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental de la Junta de Castilla y León, José Manuel Jiménez Blázquez, durante su visita a Béjar el 8 de febrero de 2017, ya se manifestó sobre una propuesta de este tipo «aprovechando el gran potencial de la Sierra de Béjar».
¿2 años y todavía no se ha iniciado nada sólido? Si fuera un plan tan bueno, ¿por qué no se ha materializado absolutamente nada?
Además: A fecha 2 de diciembre de 2018 no se había firmado ningún acuerdo entre el consistorio y la empresa, se desconoce la ubicación concreta del terreno donde se va a instalar, no han dejado ver el supuesto proyecto «a nadie» (ni al Ayuntamiento ni a la Junta de Castilla y León), no se han reunido con los propietarios de terrenos privados de la zona, no hay ningún informe de los inversores sobre la situación de la masa forestal de Béjar y comarca, etc.

Será por estar ya resabiados de tantas promesas electoralistas frustradas (como Krustanord, La Condesa, Alditex, etc), y esta nos parece otra más a la desesperada. Será por el desfase en las cuentas más básicas entre superficie, empleos e inversión. Será por las sospechas ante tanto secretismo. Será por las abrumadoras sombras arrojadas ante los tiempos de ejecución. Será por lo que sea; nos parece que poco humo se hará con la madera bejarana.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola