Víctimas salmantinas en los campos de concentración nazis

Redacción: @BejarEuropa

 
  • A día de hoy, todavía, no se han publicado los listados de todas las víctimas franquistas en España para su reconocimiento oficial de fallecimiento

Desde la Asociación Salamanca por la Memoria y la Justicia han querido mostrar su «satisfacción por la publicación del listado de los fallecidos en los campos de concentración nazis y da la posibilidad, por fin, y que después de tantos años, se empiece a hacer Justicia con ellos siendo reconocidos como víctimas del Holocausto, y que su nombre figure en los Registros Civiles. Es un derecho que como españoles, nos es reconocido y como tal debe aplicarse».

Con el comienzo de la Guerra incivil, se inició una ola de terror y asesinatos que se instaló en la provincia de Salamanca, y obligó a muchos salmantinos a huir de sus casas, de sus pueblos, abandonarlo todo ante el miedo de ser asesinados por las hordas franquistas.

Muchos de nuestros convecinos lograron pasar a Francia para intentar, primero sobrevivir, y posteriormente algunos de ellos, unirse a los que desde allí seguían luchando por la democracia y la Republica, y para intentar que esa sociedad moderna e igualitaria, cortada de raíz y de una forma tan sangrienta con la llegada de la dictadura, pudiera recuperarse.

Estos salmantinos, de diferentes edades y estamentos sociales, fueron también perseguidos en Francia por los alemanes que habilitaron cárceles en las ciudades ocupadas para reunir en ellas a los que, con su resistencia, se habían enfrentado a las tropas nazis, para posteriormente, ser deportados a diferentes campos de concentración. Alrededor de cuarenta salmantinos marcados como apátridas con un triangulo azul, sufrieron esta terrible suerte. Utilizados unos, como mano de obra barata y esclava, y otros para sufrir en sus cuerpos experimentos médicos.

Más de la mitad, murieron en los campos de concentración debido a las torturas y a las malas condiciones de vida, y otros a través de las cámaras de gas. Los que lograron salir con vida, serían liberados en 1945 aunque tristemente muchos acabarían sus vidas en hospitales franceses.

Víctimas salmantinas en los campos de concentración nazis

  • ACEDO BLANCO, Juan. Montemayor del Río. Fallecido 18/11/1941
  • AGRAZ ALONSO, Pablo. Salamanca. Liberado 06/05/1945
  • ÁLVAREZ PINEDA, Juan. Aldea del Obispo. Fallecido 20/04/1943
  • ARROYUELO CABEZAS, Luis, Salamanca. Liberado 11/04/1945
  • BORREGO MAGRO, Felipe. Rollán. Liberado
  • CABALLERO DÍEZ, Alfonso. Golpejas. Liberado 03/05/1945
  • CALLEJA JUANES, Tomás. Ciudad Rodrigo. Liberado 05/05/1945
  • CRIADO SÁNCHEZ, José Manuel. Robliza de Cojos. Fallecido 19/12/1941
  • CUADRADO SIERRA, Francisco. Villavieja de Yeltes. Desaparecido
  • DUQUE GÓMEZ, Cipriano. El Bodón. Liberado. 30/04/1945
  • FERNÁNDEZ MAYO, Amadeo. Puerto Seguro. Fallecido 18/01/1942
  • FERNÁNDEZ PASCUAL, Agustín. La Alberguería de Argañán. Fallecido 13/01/1942
  • FLORES MARTÍN, Macario. Chagarcía Medianero. Fallecido 4/11/1941
  • GARCÍA BELLIDO, Joaquín. Alba de Tormes. Liberado
  • GARCÍA GARCÍA, Manuel. Salmoral. Fallecido 03/07/1942
  • GARCÍA HERNÁNDEZ, Florentino. Galinduste. Liberado 05/05/1945
  • GARCÍA PEÑA, Manuel. Casillas de Flores. Fallecido 18/02/1941
  • HERNÁNDEZ MARTÍN, Antonio Manuel. San Muñoz. Fallecido 26/12/1944
  • HERNÁNDEZ MORÁN, Alfonso Miguel. Agallas. Liberado 30/04/1945
  • HERNÁNDEZ PÉREZ, Adolfo. Moriscos. Liberado 05/05/1945
  • LORENZO HERNÁNDEZ, José Apolinar. Sanchón de la Sagrada. Fallecido 15/04/1945
  • MARCOS HERNÁNDEZ, Adolfo. Ituero de Azaba. Fallecido 11/08/1943
  • MARTÍN DEL ÁGUILA, Benito. Peñaranda de Bracamonte. Fallecido 09/11/1941
  • MONTERO SÁNCHEZ, José. Hinojosa de Duero. Liberado 05/05/1945

«La publicación en el BOE de estos listados es un paso más que confiamos sea el inicio del cumplimiento de otras muchas reivindicaciones, que desde las asociaciones memorialistas estamos haciendo al Estado
Español, como podría ser la publicación de los listados de todas las víctimas franquistas que hubo en
España, y para todos los que aún no tienen reconocido oficialmente su fallecimiento, pueda realizarse esta
inscripción».