IMÁGENES | Los miserables jardines de Sanz Belloso en El Bosque de Béjar

  • Escaso panorama castellano-leonés en jardines históricos y la importancia de dispensar la mayor protección

Texto: Plataforma en Defensa de El Bosque de Béjar (PDBB)

El próximo jueves, 22 de julio, se celebrará una jornada sobre Jardines Históricos en El Coto de Nuestra Señora del Carmen (Jardín del Conde), término de Peñacaballera, en la que la Dirección General de Patrimonio de nuestra Comunidad ha contado con la participación, como ponente, del mismo arquitecto que ha causado los mayores daños jardineros en el BIC-Jardín Histórico El Bosque de Béjar. El supuesto experto en jardines se llama José Carlos Sanz Belloso y es el responsable de los truños que aquí mostramos.

Hace tiempo que los lectores conocen el dato: los jardines históricos declarados BIC en España no llegan al centenar y, salvo excepciones, reciben los peores cuidados posibles de toda Europa, a diferencia de los cientos o miles de jardines históricos declarados y exquisitamente conservados en los países de nuestro entorno. En Castilla y León el panorama es todavía peor: sólo se registran dos ejemplares con este nivel de protección y ambos están en la provincia de Salamanca: El Bosque de Béjar, declarado en 1946, y el mencionado jardín de El Coto, declarado en 2006; a este cortísimo elenco se pueden sumar los celebrados jardines de La Granja de San Ildefonso, incluidos en el conjunto palaciego (BIC-Monumento), pero sin declaración específica como jardín. Por supuesto, podría haber más jardines declarados BIC en nuestra Comunidad, pues no faltan pequeñas y grandes joyas jardineras con valor histórico, pero el desinterés del público y la modorra y desconocimiento de nuestras autoridades en materia de Patrimonio no ayudan a ello, precisamente.

Queda claro, por tanto, lo escaso del panorama castellano-leonés en esto de los jardines históricos y, consecuentemente, la importancia de dispensar a estos pocos ejemplares la mayor protección, la mejor conservación y un óptimo mantenimiento, máxime si uno de ellos, El Bosque de Béjar, es de titularidad pública. Los jardines de La Granja pertenecen a Patrimonio Nacional, el organismo que gestiona los bienes que antaño fueron propiedad de la Corona, cuentan con técnicos y personal especializado y sus intervenciones, en las que tampoco faltan proyectos controvertidos, son, en general, acertadas. El jardín de El Coto es de titularidad privada y se mantiene, mejor o peor, gracias a determinadas ayudas públicas y al esfuerzo de su dueña, lo que no ha evitado pérdidas patrimoniales importantes, como el cenador rústico de su parte alta. Caso bien distinto es El Bosque de Béjar, donde se han gastado cuantiosos fondos públicos desde 2002-2003 en intervenciones tan cuestionables como cuestionadas, algunas de ellas fallidas y otras completamente inadecuadas, promovidas por sus propietarios, la Junta de Castilla y León y, en menor medida, el Ayuntamiento de Béjar, casi todas bajo proyecto y dirección de obra del mismo Sanz Belloso.

Dejamos para otro momento las intervenciones arquitectónicas de este técnico para centrarnos en sus diseños y realizaciones de jardinería: estos son los truños que el «experto» ha sido capaz de pergeñar y luego perpetrar en el BIC-Jardín Histórico El Bosque de Béjar desde 2007-2008.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad