La Junta pone en marcha la campaña ante los riesgos invernales

Redacción: @BejarEuropa

 

El delegado territorial de la Junta en Salamanca, Eloy Ruiz, ha presentado hoy la campaña 2019-2020 ante los riesgos invernales en la provincia de Salamanca y ha destacado el esfuerzo de coordinación de consejerías, Delegación, Subdelegación del Gobierno, Diputación y ayuntamientos para evitar riesgos a la población salmantina.

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca, Eloy Ruiz, ha presentado esta mañana la campaña prevista ante los riesgos invernales 2018-2019, con el que el Gobierno de la región pretende evitar problemas a la población castellano y leonesa ante cualquier tipo de contingencia derivada de fenómenos meteorológicos adversos durante los meses de noviembre a abril.

El máximo representante de la Junta en la provincia insiste en la importancia de la prevención “como medida para evitar riesgos innecesarios para los ciudadanos” durante las nevadas y señala el “importante esfuerzo de coordinación para lograr este objetivo” que han desarrollado las Consejerías de Presidencia, Sanidad, Educación, Familia e Igualdad de Oportunidades y Cultura y Turismo, lideradas por la de Fomento y Medio Ambiente, junto con las Delegación Territorial en Salamanca, la Subdelegación del Gobierno, la Diputación de Salamanca y los ayuntamientos de la provincia.

El operativo en Salamanca contará con 36 trabajadores de personal de carreteras, 8 almacenes y silos, 6 máquinas quitanieves y 11 autobombas, todo ello gestionado desde el Centro de Mando, además del apoyo de un helicóptero y 6 vehículos del Grupo de Rescate y otros 6 vehículos de la Unidad de Apoyo Logístico y Emergencias pertenecientes al operativo regional. Además, 63 agentes medioambientales apoyan el operativo. En la pasada campaña de nevadas, en Salamanca se registraron 9 incidentes gestionados por el 112, de los 542 que se produjeron en toda la Comunidad. No hubo que rescatar a ninguna persona atrapada, se registraron 8 solicitudes de quitanieves y sal y 1 avisos por vehículos atrapados.

Información para prevenir

La Junta de Castilla y León pone a disposición del ciudadano y del operativo invernal todos los sistemas de información y comunicación, portales web y redes sociales para informar y comunicar a tiempo real. Por un lado, se encuentra la información sobre meteorología de Castilla y León, a través del portal de la Junta, que ofrece predicción detallada para los 5.850 núcleos de población y con un horizonte temporal de 10 días.

Pero además, la página web de la Junta ofrece información actualizada sobre el estado de las carreteras. Se pueden consultar las incidencias en la red viaria de la Comunidad y de la DGT a través del portal del Servicio de emergencias 112 con información de avisos y alertas, además de contar con consejos y recomendaciones para la población general, la población de zonas con especial dificultad y para los conductores. Además, el operativo y los ciudadanos cuentan con información actualizada del 112 a través de Facebook y Twitter.

Es fundamental la concienciación de la población en la necesidad de seguir los consejos y recomendaciones que ante las posibles situaciones de alerta se emitan, dirigidos tanto a la población en general como a la población de zonas con especial dificultad, y en particular para los conductores.

Planificación y coordinación, claves

La Junta de Castilla y León tiene perfectamente definidos tanto el protocolo como los procedimientos de alerta e intervención en una situación de emergencia. Se basan en la absoluta coordinación y colaboración a nivel interno de los diferentes servicios de la Junta que intervienen en el operativo, así como a nivel externo con otras administraciones (delegaciones territoriales y subdelegaciones del Gobierno, diputaciones provinciales y ayuntamientos). Además, también se garantiza la coordinación con las empresas de suministro y prestación de servicios básicos de gas, agua, electricidad, combustible, telecomunicaciones y transporte de viajeros.

Desde la Delegación Territorial se está remitiendo estos días un correo electrónico a todos los ayuntamientos de la provincia con indicaciones sobre actuaciones preventivas que serían aconsejables antes de la época de mayor riesgo de nevadas y otras medidas que se recomienda adoptar en la fase de emergencia, es decir, cuando al aparición de fenómenos meteorológicos adversos tengan consecuencias negativas para la población del municipio.

El Centro de Emergencias de Castilla y León, a través del 112, integra todas las llamadas y avisos de emergencias sanitarias, bomberos, Guardia Civil, Policía Nacional, Policías Locales, Unidad Militar de Emergencias (UME) y CPM’s (centros provinciales de mando de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente), con el fin de agilizar y facilitar las actuaciones en caso de emergencia. Es más, se establecen tres niveles de actuación: la prealerta, la alerta, basada en la predicción de AEMET y que permite la adopción de medidas preventivas antes de la nevada, y la activación del PLANCAL (Plan de Protección de Castilla y León).

Atendiendo a lo dispuesto en dicho Plan, si durante la fase de alerta derivada de un episodio de nevadas comenzaran a producirse efectos negativos en la población, el delegado territorial declarará formalmente la activación del PLANCAL, siéndole transferida automáticamente la dirección de la emergencia y del Plan en la provincia.

El delegado territorial, como director del Plan, declarará entonces el Nivel 1 de gravedad cuando se produzcan consecuencias negativas para la población como cortes de carretera y las medidas y medios necesarios para resolver la emergencia sean propios de la Administración de Castilla y León o estén asignados al PLANCAL, así como cuando otros medios actúen ordinariamente en cumplimiento de sus tareas.

El director del Plan declarará el Nivel 2 de gravedad cuando por las graves consecuencias previstas se vayan a necesitar medios de otras administraciones públicas, servicios, medios o recursos extraordinarios no asignados al PLANCAL, así como cuando se considere adecuado, debido a circunstancias extraordinarias concretas, el necesario rescate de personas atrapadas en las carreteras y a las que haya que proporcionar albergue.

A medida que los efectos de la emergencia comiencen a disminuir, hasta su desaparición definitiva, y la situación esté controlada, el director del Plan declarará el fin de la emergencia de forma gradual mediante la transición a un nivel de gravedad inferior.

El operativo regional

En el total de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, están implicados en este dispositivo cerca de 1.500 profesionales de la propia Consejería de Fomento y Medio Ambiente, de las áreas de Protección Civil, destacando el Grupo de Rescate y la Unidad de Apoyo Logístico y de Emergencias, y de las áreas de Medio Ambiente y Carreteras, encargados de labores de vigilancia, prevención y limpieza, información y dirección de campaña. Además, van a disponer de 146 máquinas quitanieves, 94 autobombas y 123 almacenes y silos.

En el dispositivo especial ante el riesgo de inclemencias se podrán movilizar todos los recursos sanitarios, todos los centros de salud y los puntos de atención continuada, los 29 hospitales, 277 centros de salud y puntos de atención continuada, 3 helicópteros sanitarios, 121 soportes vitales básicos y otros 38 avanzados, que se suman a las 377 ambulancias colectivas y convencionales.

Además, a este amplio dispositivo hay que sumar la colaboración de la Consejería de la Presidencia, aportando todos los canales de información, así como las Consejerías de Familia e Igualdad de Oportunidades, Educación y Cultura y Turismo, que aportan sus recursos en lo que se refiere a red de alojamientos residenciales, centros educativos y culturales, pabellones deportivos y de ocio, así como los albergues que puedan ser susceptibles de utilización en caso de emergencia.