La PDSP de Béjar llama a «votar con consciencia y con conciencia por una sanidad pública, igualitaria, resolutiva y cercana»

  • Realizan un amplio recuerdo de las carencias existentes y las reclamaciones llevadas a cabo por este colectivo bejarano durante todo este tiempo

En plena campaña electoral a las Cortes de Castilla y León, la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública (PDSP) en Béjar hace un llamamiento para «votar con consciencia y con conciencia por una sanidad pública, igualitaria, resolutiva y cercana».

El colectivo recuerda que llevan «más de dos décadas desmantelando nuestro hospital: Recorte de camas de hospitalización, desaparición del paritorio, la cocina, la lavandería, los archivos y el laboratorio. Y el cierre en plena pandemia, que logramos revertir a base de tesón, tensión, firmas, manifestaciones y lucha contra las mentiras, los engaños, las tretas, la desfachatez y el juego sucio de la Junta de Castilla y León y de la Gerencia. Y el dato constatable es que el hospital nuevo de Salamanca tiene 200 y pico camas menos, además de otras carencias. Y que el cáncer mata en un año más que la Covid en dos años de pandemia. Nuestro quirófano está infrautilizado: se ha pasado de realizar cirugías de hernias, varices, juanetes y otras afecciones óseas, fistulas, fimosis y vasectomías, a dejarlo únicamente en operaciones de cataratas. Y desde hace 7 meses está cerrado. Aunque en este mes de febrero se han programado operaciones de cataratas para el día 2 y el 16 –elecciones a la vista-, es casi seguro que se suspenderá el día 16 porque las elecciones ya habrán pasado. Y los datos cantan: Más de 8.500 personas de la provincia están en lista de espera de cirugía, muchas de ellas bejaranos y comarcanos. Las ecografías hace apenas dos años funcionaban dos días por semana. Hace más de un año que solo se realizan una vez y desde hace casi dos meses no se hacen
en Béjar. Eso sí, en febrero han programado un día a la semana… por si alguien ha olvidado que estamos en elecciones. Y los datos siguen ahí: un 20% de pacientes con cáncer no se diagnosticaran a tiempo y muchas de las enfermedades se cronificarán por falta de atención. Se han cerrado cientos de consultorios rurales, pueblos donde hace meses que no ven al médico, el acceso a la atención primaria es una odisea y faltan profesionales».

Además, remarcan que «las consultas de especialidades aumentan su lista de espera porque no hay suficientes consultas al mes – algunas especialidades las han reducido 50%. Esto supone que muchos pacientes prefieran ir a Salamanca, con menos espera, y que, con el tiempo, se justifique y se demuestre que los bejaranos quieren ser atendidos en la capital. Todo muy bien planificado para privatizar y centralizar nuestra salud. La planta de hospitalización funciona a medio gas y no existe el tan cacareado hospital de día. Y el esperado y reivindicado hospital pluricomarcal, que ahora nos prometen y no tardaran en olvidar, puede ser una realidad con voluntad y pequeñas obras estructurales. Y, de nuevo, los datos nos dan la razón: La Junta de Castilla y León recortó en sanidad 4.000 millones de euros. Suficiente para construir: 3 hospitales, 30 centros de salud, adquirir equipamiento moderno y pagar el sueldo durante 10 años a 1.696 especialistas, 1.889 enfermeras y 4.000 trabajadores más».

Por otro lado, también señalan que «el servicio de ambulancias –saturado y precario en cuanto a personal y vehículos- no funciona pese a la voluntad que pone el maltratado personal».

Así pues, y coincidiendo con las próximas elecciones a las Cortes de Castilla y León, «y con la posibilidad de cambiar las cosas», hacen un llamamiento a «votar con consciencia y con conciencia por una sanidad pública, igualitaria, resolutiva y cercana. Que no nos vuelvan a engañar, aunque sigan mintiendo».

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad