Candelario acoge una reunión para fijar la colaboración entre los Proyectos FungiGO y Micocyl

Redacción: @BejarEuropa

 
  • Para el aprovechamiento del recurso micológico en la provincia de Salamanca

En el acto, organizado por el Ayuntamiento de Candelario y FungiGO, han participado entre otros, el diputado de Medio Ambiente de la Provincia de Salamanca, Román Hernández, los alcaldes de Candelario y El Cabaco (presidente la Asociación por el Desarrollo Sostenible de los Municipios de las Sierras de Francia, Béjar, Quilamas y el Rebollar), técnicos de la Diputación de Salamanca y de la Junta de Castilla y León, además de los integrantes de las empresas que gestionan el Proyecto Innovador FungiGO.

Durante la sesión de trabajo, se ha puesto de manifiesto y destacado el trabajo de las entidades gestoras del territorio, Diputación de Salamanca y Junta de Castilla y León, durante los últimos años, especialmente a través del proyecto Micocyl y el acotado micológico existente, lo que ha permitido que, a día de hoy exista un marco jurídico y técnico al que éste Proyecto piloto FungiGO, financiado por el MAPA,  quiere sumar la experiencia investigadora de sus empresas y entidades participantes ECM Ingeniería Ambiental y Trufbox, ambas empresas de base tecnológica impulsadas por la Universidad de Valladolid, así como la capacidad de Salarca Sociedad Cooperativa, del Grupo Asprodes, en el desarrollo rural inclusivo en la provincia de Salamanca, con el fin de incorporar acciones inclusivas en la sostenibilidad del territorio micológico de la provincia.

El proyecto innovador FungiGO va a trabajar durante 15,5 meses en el diseño y desarrollo de acciones innovadoras, sostenibles e inclusivas en el aprovechamiento y comercialización de setas silvestres, a través, de la figura de los Bosques Micológicos Inteligentes e Inclusivos (BMII).

Tanto desde las instituciones que ya trabajan en el aprovechamiento micológico en la provincia de Salamanca como de quienes impulsan el proyecto piloto FungiGO, las setas silvestres son un producto de alta calidad, muy valorado tanto por personal del medio rural como urbano, con un acceso difícil y restringido tanto en el espacio y como el tiempo. El recurso micológico ofrece por ello un alto potencial económico para las zonas productoras, debiéndose respetar su sostenibilidad a largo plazo.