El CJB reivindica las necesidades de la juventud en las medidas para la recuperación

Redacción: @BejarEuropa

 
  • La juventud es un colectivo con bajo riesgo sanitario, pero alta vulnerabilidad socioeconómica

Ante la crisis del coronavirus, es fundamental que las administraciones públicas de Castilla y León y otras entidades tengan en consideración las necesidades de la juventud a la hora de plantear las medidas para la recuperación, ya que la juventud es un colectivo con una alta vulnerabilidad socioeconómica.

En esta crisis, no toda la gente vulnerable es joven, pero toda la gente joven si es vulnerable, ya que esta crisis sanitaria dará paso a una crisis socioeconómica que conllevará consecuencias en muchos ámbitos como el empleo, las relaciones sociales o el uso del espacio público, entre otros. Todo ello, situando a las personas jóvenes en un escenario de desprotección contra el que es necesario actuar.

Como se ha mencionado, la juventud es un colectivo con bajo riesgo sanitario, pero alta vulnerabilidad socioeconómica, siendo ya antes de esta crisis, el colectivo con mayor riesgo de pobreza y exclusión social, siendo además los datos de emancipación los más bajos desde el año 2002, teniendo las personas jóvenes que invertir más del 94% de su salario en vivienda, sin contar otro tipo de costes.

Somos un colectivo caracterizado por una ardua precariedad laboral, que en su mayoría tiene contratos temporales y a tiempo parcial que pueden extinguirse de forma rápida. Esta crisis sanitaria ha hecho que los contratos a las personas jóvenes hayan sido los más destruidos, ya que la juventud participa laboralmente de sectores ampliamente afectados como pueden ser la hostelería o el comercio.

Además, la juventud no solamente se ha visto afectada laboralmente, sino también en su formación académica. La brecha digital está afectando a más del 10% del alumnado, tal y como señalan datos del Ministerio de Educación. No necesariamente todo el alumnado con acceso a medios digitales puede recibir el apoyo suficiente para adquirir las competencias. Todo ello, sin contar con las dificultades con las que se encuentran las personas que viven en zona rural, que tan siquiera cuentan en muchos casos con acceso a internet.

Por otro lado, es fundamental la realización de actividades de ocio y tiempo libre, ya que es un derecho que tenemos todas las personas ya que es necesario para una buena calidad de vida. Debido a esta situación, vemos necesario que se tengan en cuenta posibles alternativas para que todas las personas jóvenes puedan disfrutar de un ocio activo y participativo.

A lo largo de estos meses, hemos podido observar como nuestra propia actividad influye en la sostenibilidad del planeta. Por ello, las personas jóvenes seguiremos liderando la lucha contra el cambio climático y poniendo en la agenda política la necesidad de una transición energética justa y el cambio de modelo hacia una economía circular que apoye el sector de la agricultura.

Además, hay personas a las que la crisis les afecta de manera particular o más agravada debido a previas discriminaciones, como es el caso de las mujeres, las personas con discapacidad o de diversos colectivos.

Es necesario abordar la pobreza juvenil, la equidad educativa, la calidad de vida, la reconstrucción sostenible y la atención transversal con medidas concretas que permitan mejorar las condiciones de la juventud.

Por todo ello, desde el Consejo de la Juventud de Castilla y León instamos a las diferentes administraciones de Castilla y León y otras entidades, que tengan en consideración las necesidades de la juventud a la hora de plantear las medidas para la recuperación ante la crisis del coronavirus.

Desde el Consejo de la Juventud de Béjar reconocemos la labor que realizan nuestros compañeros y compañeras del Consejo de la Juventud de Castilla y León y  todas entidades que formamos parte del mismo, siempre trabajando por y para la juventud de nuestra comunidad y como bien nos transmite nuestra  Presidenta del Consejo de la Juventud de Castilla y León , Sandra Ámez ( La juventud es el presente, pero también el presente que cambiará el futuro si se nos proporcionan las herramientas necesarias como puede ser el trabajar en Red a través de los Consejos de la Juventud)

Todos y todas seguimos trabajando porque el Camino del futuro solo se logra  con el esfuerzo y la perseverancia del presente y  la juventud somos los verdaderos protagonistas para alcanzar ese Camino.