FEDAMPA denuncia la constante amenaza bajo la que vive la escuela rural

Redacción: @BejarEuropa

 

Cada año, la estricta aplicación de la normativa que trata a los escolares como números, obviando la calidad y necesidades educativas, desestabiliza la escuela rural y su entorno.

La Federación de Asociaciones de madres y padres de centros públicos de Salamanca denuncia una vez más la continua amenaza bajo la que vive nuestra escuela rural por el recorte de unidades, por la pérdida de personal, que redunda en la pérdida de calidad. Hace una semana conocíamos la supresión de plazas de primaria en el CEIP Sierra de Francia de la Alberca, pero lo mismo ocurre en otros centros públicos de la provincia. Cada mayo empiezan a llegar noticias de ajustes de plantillas y recortes. Los casos se dan cada vez más en pueblos de cabecera de comarca lo que supone ir ahogando poco a poco al mundo rural. Con la movilización de la Alberca conocíamos también el desmentido de la Junta provocado por el momento en el que vivimos, la campaña electoral y elecciones autonómicas, pero sin ninguna garantía.

Desde FEDAMPA consideramos que no podemos consentir que se nos considere únicamente números. La caída de la natalidad, el descenso de habitantes y la necesidad de ajustar recursos que recoge la normativa, no carece de razón, pero la legislación que está al servicio del ciudadano no sabe de casuísticas ni de sentido común. Es la administración la que debe estar cargada de este sentido admitiendo la necesidad de flexibilidad y ajustes. No hace falta argumentación para entender que, si una escuela está viva en un pueblo, las familias querrán quedarse porque sus hijos tienen una educación de calidad garantizada. Reconocemos la escucha que en ocasiones la administración nos ha mostrado y las buenas palabras expresadas; pero no vemos pasos firmes que nos lleven a la consolidación de la escuela rural de cada zona rural de nuestra provincia. Más bien todo lo contrario.

Como federación de AMPAS nos unimos a esa voz que lleva gritando desde hace tiempo luchando mientras ve como sus pueblos se mueren. Alzamos la voz para defender que la escuela rural está cargada de calidad, innovación, creatividad, aprovechamiento de recursos y medio ambiente…. Competencias que la legislación educativa recuerda a sus educadores en cada momento. “La España vaciada” no puede ser una coletilla electoral, ni un movimiento de moda, es una realidad. Nuestra Federación lo ha defendido en distintas ocasiones y de distintas formas con la organización de los primeros encuentros en nuestra provincia en defensa de la escuela rural, enviando manifiestos, notas de prensa, y seguiremos en nuestro empeño por defender la escuela pública y apoyando en todo momento a las escuelas rurales, a escolares, a padres y en definitiva a toda su comunidad.