Tras fracasar en Béjar y Sorihuela, el proyecto de reciclaje reace en Lagunilla

Redacción: @BejarEuropa

 
  • Al instalarse en Lagunilla, el proyecto quedaría fuera del Plan de Reindustrialización para Béjar

La sede del PP en Béjar acogió la firma del acuerdo entre el Ayuntamiento de Lagunilla y Salvador Viñas, representante de Indus Béjar SL, para establecer la actividad de reciclado de plásticos en esa localidad. Para ello, la empresa habría suscrito el encargo del proyecto a un arquitecto y su compromiso de comenzar las obras antes de dos meses.

Este proyecto llega a Lagunilla de rebote después de fracasar en Béjar y Sorihuela (donde se aseguraba hace dos meses que se estaban buscando terrenos para instalarse), y sin que hayan aclarado las dudas planteadas por la alcaldesa de Béjar, Elena Martín Vázquez, después de la reunión que mantuvo en su momento con Viñas:

Se trataría de traer una empresa ya en funcionamiento, y que, según Martín Vázquez, vendrían porque tienen «dos problemas: El ‘procès’, porque son muy catalanistas, y el turismo por una cuestión de mano de obra. Que no fijan mano de obra porque la gente en verano se despide y se va a trabajar en la hostelería porque ganan más dinero». No tendrían iniciado ningún trámite ambiental, sin saber siquiera si necesitan evaluación o licencia. En el año 2007 esta empresa tenía 22 trabajadores, a día de hoy sólo tiene 7 empleados, sin embargo en Béjar «nos cuentan que se van a crear 30». Y por último, la cuantía de inversión: 7 millones de euros, que en principio sólo se necesitarían 2 millones de euros del Plan de Reindustrialización, pero que también estaría involucrada la creación de una Fundación que estaría compuesta por estas empresas y el propio Ayuntamiento de Béjar.

No obstante, en este último punto, cabe destacar que al instalarse en Lagunilla, el proyecto quedaría fuera del Plan de Reindustrialización para Béjar.

Redes Sociales

El anuncio de esta firma ha levantado suspicacias en las redes sociales destacando «la casualidad» del «chantaje» de Viñas, cuando pretendía imponer en Béjar a Alejo Riñones Rico (PP) para la gestión del Plan de Reindustrialización, con la firma del acuerdo en la sede del PP en Béjar.