«CDA envió una oferta para desarrollar las potencialidades de La Covatilla, pero Riñones la despreció»

Redacción: @BejarEuropa

 
  • «Riñones es responsable de que Béjar haya perdido una de las mejores oportunidades que ha tenido en los últimos años»

Tal y como se refleja en un comunicado remitido por el partido localista CxByC, «hace cosa de un año, ni más ni menos que CDA, la compañía número uno del mundo de la nieve y una de las cuatro punteras en parques de ocio, envió una oferta en firme para desarrollar todas las potencialidades de La Covatilla en cualquier época del año». Ante esto, aseguran, «Alejo despreció la oferta e hizo todo lo posible para que nada se supiera. Se enrocó en los problemas judiciales, que él mismo ha creado y mantenido, y priorizó su interés personal y político, frente a los verdaderos intereses de la ciudad, apoyado por quienes podrían perder su enchufe».

La formación política pone a disposición del Ayuntamiento de Béjar «cuanta información y documentación sobre la Covatilla obra en su poder, en el caso de que decida auditar las cuentas y la gestión de la estación de esquí en orden administrativo, judicial y medioambiental, donde hay más sombras que luces».

COMUNICADO ÍNTEGRO:

En el colmo del cinismo, Alejo y los suyos acaban de llamar la atención al nuevo equipo de gobierno municipal, por el mal estado de las instalaciones en La Covatilla y el retraso en los trabajos de acondicionamiento y puesta a punto para la apertura de la estación de esquí.
Impresiona comprobar hasta que punto se pueden llegar a batir todos los récords de mendacidad y desvergüenza. Las labores de mantenimiento tendrían que haber comenzado inmediatamente después de terminarse la temporada de esquí, en abril. Antes de ello, estas labores tendrían que haber estado planificadas, presupuestadas y dotadas económicamente, con lo que el nuevo equipo de gobierno se habría encontrado con una maquinaria ya en marcha y con el personal suficiente para conducirla.
Sin embargo, lo que se han encontrado es que no había plan, ni presupuesto ni dinero. Dos operarios estaban, sin función específica alguna, cobrando por subir a la sierra y hacer lo que se les ocurriera. Las máquinas inservibles, los remontes sin tocar, las pistas en estado salvaje, con los drenajes cegados, el sistema de producción de nieve abandonado a su suerte y los paravientos rotos. El marketing inexistente,  la web detenida en el pasado y desactualizada. Todo ello sin entrar en más profundidades, porque tendrían que auditarse a fondo todas las cuentas para saber el coste real que ha supuesto para la ciudad la gestión de Alejo durante cuatro años, hasta dejar la estación prácticamente en pelotas y espantar a los profesionales que la sabían llevar.
El nuevo ayuntamiento se ha encontrado con algo que está mucho peor de lo que esperaban (que ya era bastante), se ha puesto manos a la obra para intentar arreglar el desaguisado y ha contratado, mediante concurso público, a personal de acuerdo con su cualificación técnica y profesional (a diferencia de lo que hacía Alejo que usaba el dedo para seleccionar a quien ocupaba cada cargo). No es de recibo que quien ha actuado, como es palmario y evidente, de manera irregular y seguramente ilegal, pretenda ahora llamar al orden a quienes están procediendo legal, transparente y reglamentariamente. Mejor haría en callarse, porque abriendo el pico puede provocar que salgan a la luz sus vergüenzas.
Porque Alejo, si se trata de hablar de la estación de esquí, es responsable directo de que Béjar haya perdido una de las mejores oportunidades que ha tenido en los últimos años. Ya lo podemos contar, porque esta pérdida es definitiva y las posibles indiscreciones carecen de importancia. Hace cosa de un año, ni más ni menos que CDA, la compañía número uno del mundo de la nieve y una de las cuatro punteras en parques de ocio, envió una oferta en firme para desarrollar todas las potencialidades de La Covatilla en cualquier época del año. Quienes conocimos este hecho pensamos que nos había tocado el gordo.
Pero, no. Alejo despreció la oferta e hizo todo lo posible para que nada se supiera. Se enrocó en los problemas judiciales, que él mismo ha creado y mantenido, y priorizó su interés personal y político, frente a los verdaderos intereses de la ciudad, apoyado por quienes podrían perder su enchufe.
El Ayuntamiento de Béjar podría contar ahora con el mejor socio (del mundo) para desarrollar su estación de esquí como centro de atracción turística los 365 días del año. Pero no es así, sino más bien todo lo contrario, porque la estación está en situación de derribo. La culpa de todo es de Alejo, en ningún caso de quienes se acaban de hacer cargo del `marrón´ que él ha dejado. Creemos que la ciudadanía debe saberlo.
Dicho todo lo anterior y en aras a que se esclarezca toda la verdad. CxByC pone a disposición del ayuntamiento cuanta información y documentación sobre la Covatilla obra en su poder, en el caso de que decida auditar las cuentas y la gestión de la estación de esquí en orden administrativo, judicial y medioambiental, donde hay más sombras que luces.
Deseamos, por encima de todo, que La Covatilla sea referente para Béjar como motor de desarrollo turístico y que la actual corporación lo pueda conseguir.