Editorial 503 | ¿Y si cambiamos el disco?

Redacción: @BejarEuropa

 
  • Actualmente, Béjar tiene menos habitantes que en el año 1860 (12.772)

El cambio climático es un hecho, cada vez nieva menos. Se ha incrementado la temperatura un 1,5 grados desde la época preindustrial, y se prevé un aumento de 2,2 grados más en 2040. La falta de precipitaciones amenaza con sequías: El Centro de Estudios Hidrográficos del Cedex (Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas) prevé que las reservas de las cuencas hidrográficas españolas se reducirán entre un 3% y un 7% hasta 2040. La desertificación, provocada principalmente por sequías cada vez más intensas, amenaza con degradar severamente y provocar la pérdida de grandes extensiones de suelo fértil. Un 75% del territorio español está en peligro de sufrir desertificación y un 20% ya lo sufre.

En Béjar seguimos esperando la nieve

Han corrido ríos de tinta sobre la situación del Centro Turístico Sierra de Béjar – La Covatilla. Con diversas polémicas abiertas incluso antes de su creación, la mal denominada «locomotora económica» por el anterior alcalde ha sido siembre objeto de fiscalización política. Críticas cuando era explotada por manos privadas (Gecobesa), reproches cuando el negociado de las instalaciones municipales fue llevado directamente por el anterior equipo de Gobierno (PP), y reprobaciones a la gestión del actual (PSOE). De hecho, y como se publica en este digital, las desavenencias políticas han marcado el desarrollo de la última Mesa de Seguimiento.

El tiempo (también el climatológico) ha dado, da y está dando, la razón a quienes advertían de la tremenda temeridad al decidir poner todos los huevos en la misma cesta. Durante más de dos décadas se han invertido decenas (si no cientos) de millones de euros. ¿Todo ese dinero público ha servido de algo para que la «locomotora» haya paliado o revertido, al menos en parte, la decadente situación económica de Béjar?

Para responder esa pregunta podemos acudir a los fríos datos estadísticos oficiales. Cojamos 4 índices de referencia: Población, emigración al extranjero, tasa de paro y transacciones inmobiliarias.

Población

Actualmente, Béjar tiene menos empadronados que en el año 1860 (12.772). Se ha perdido una población de 2.836 habitantes desde 2001, pasando de 15.575 a 12.739 en 2019.

Emigración al extranjero

En los últimos 17 años prácticamente se ha duplicado el número de bejaranos residentes en el extranjero. Mientras en diciembre de 2002 había 696, en 2019 ascienden a 1.219.

Tasa de paro

En cuanto al desempleo, la ciudad nunca se ha recuperado de la crisis del textil iniciada en los años 70. Incluso en julio de 2013, y coincidiendo con la supuesta recuperación económica a nivel nacional, alcanzó hasta el 37,55% de tasa de paro.

Transacciones inmobiliarias

El mercado inmobiliario se ha desplomado notablemente, pasando de un total de 370 transacciones inmobiliarias en 2004 a tan sólo 134 en 2018. Un descenso del 36,22% en los últimos 14 años.

Basta un simple vistazo para darse cuenta que «la locomotora económica» de Béjar no es tal, más bien se trata de un simple engranaje mal aceitado, y un pozo sin fondo donde se han sepultado muchísimos millones de dinero público. Llevamos 18 años con lo mismo, insistiendo en lo mismo, y con el mismo resultado. Ahora se anuncian otros 4,5 millones más para una estación de esquí en pleno cambio climático.  ¿Y si cambiamos el disco?