El Atlético Guardés, de Ángela Nieto, supera el derbi contra el Conservas Orbe Rubensa Porriño

  • Ambos equipos se volverán a ver las caras en la Supercopa Galicia y en la segunda jornada de Liga

Bajo las líneas maestras de su entrenador. Así derrotó el Mecalia Atlético Guardés al Conservas Orbe Porriño (22-28) en el Municipal porriñés. Defensa intensa y agresiva para facilitar la aportación de la portería y velocidad en las oleadas del contraataque. De esta manera rompió el partido en la primera mitad para adquirir una notable ventaja que supo gestionar a pesar de los acercamientos de la escuadra de Isma Martínez y del buen número de minutos para las juveniles motivado por las molestias de varias jugadoras.

Porque Paula Arcos y Tamires Anselmo se quedaron sin jugar por unos leves problemas. Sin riesgos. Tampoco Sandra Santiago y Deborah Nunes tuvieron minutos -siguen recuperándose de sus respectivos golpes-. Sí pudo de gozar de ellos Carla Gómez, ya de vuelta con el grupo. Esta escasez de opciones permitió a las juveniles Yaiza Alonso, Aroa Fernández y Marián Mera volver a participar con el primer equipo. Y con buenas aportaciones.

Así, tras un inicio igualado, Gabriela Pessoa aceleró en ataque. La brasileña dejó un adelanto de lo que puede ofrecer su brazo izquierdo. Infalible desde los siete metros y punzante desde los nueve. Junto a ella, otro fichaje tiró del carro: una María Sancha fulgurante, voraz. Su pequeño cuerpo no puede contener tanta valentía y de sus penetraciones nacían constantes desequilibrios.

Pero el caldo primigenio de cualquier equipo de Prades está atrás. El 6:0, con Fanny Descalzo y la juvenil Yaiza Alonso en el centro, empezó a carburar. Y cuando la defensa se engrasa, el muro argentino se levanta. Marisol Carratú negó el gol al Porriño con varias paradas consecutivas, incluido un siete metros. A partir de ahí, las imprecisiones locales crecieron y con ellas los goles fáciles de las visitantes. Así hasta un parcial de 1-6 que elevó la ventaja guardesa a 5-14.

Isma Martínez tuvo que pedir dos tiempos muertos casi consecutivos. Tras el segundo de ellos, su equipo reaccionó. También coincidiendo con la entrada de las juveniles del Guardés, obligado a distribuir cuidadosamente los minutos de sus jugadoras sanas para evitar más percances. El Porriño devolvió el parcial con un 5-1 que no puso en jaque la ventaja miñota (10-16 al descanso).

Sí la amenazó, en cambio, el rotundo 7-2 que obtuvo el Porriño en poco más de diez minutos a la vuelta de los vestuarios. El Guardés salió desajustado e impreciso y los goles caían uno tras otro en su portería. El equipo rojo llegó a ponerse a un solo tanto. Pero entonces apareció Gaby Pessoa para cortar la sangría, Míriam Sempere con dos paradas seguidas para apuntalar el cambio de inercia y, sobre todo, una prodigiosa María Sancha para devolver al Guardés a ventajas más holgadas. La palentina mezcla velocidad, convicción y calidad en su menudo cuerpo de 1,64. Con tres goles consecutivos suyos, el equipo de Prades respiró otra vez. Lo suficiente como para garantizar su triunfo en el primero de los tres derbis que disputarán ambos equipos gallegos en las próximas semanas. El domingo que viene (en horario aún por confirmar) volverán a verse las caras en la Supercopa Galicia. El 18 de septiembre, en la segunda jornada de liga en A Sangriña, ya habrá puntos en juego.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad