El Guardés cede ante el Rocasa tras una lucha sin cuartel (31-29)

El Mecalia Atlético Guardés sucumbió en la pista del Rocasa Gran Canaria, uno de los grandes candidatos al título de Liga a final de temporada, que hizo valer su enorme potencial jugando como local. En el Pabellón Insular Antonio Moreno de Telde no se ha escapado un solo punto en lo que va de curso, pero el conjunto que dirige Robert Cuesta tuvo que sudar de lo lindo para no hacer excepciones con un colectivo guardés que no dejó de pelear hasta el último suspiro.

Porque el Mecalia dio la cara. Lleno de moral tras su exhibición europea, aceptó el intercambio de golpes y aguantó el tirón en un partido que transcurría a un vertiginoso ritmo goleador. El conjunto local amenazó con marcharse con un 5-1 de salida, pero el colectivo de Abel González mantuvo el tipo y recortó paulatinamente hasta ponerse a un gol. A partir de ahí, el choque se transformó en un perpetuo festival de goles en ambas porterías hasta alcanzar el 18-17 que reflejaba el marcador al descanso.

A la vuelta del vestuario, Rocasa replicó el intento de marcharse en el marcador, con ventajas de hasta cinco tantos. Pero de nuevo, el Guardés se puso manos a la obra y fue descontando poco a poco. Lideradas por una Patrícia Lima excepcional -diez goles para la central de Matosinhos-, las de rojo tuvieron bolas para empatar en varios ataques pero no fueron capaces de transformarlas para aprovechar así el enorme rendimiento defensivo que ofrecieron en la segunda mitad gracias a un gran 5:1, con África Sempere en el avanzado.

Incluso cuando un tanto local elevaba la desventaja a falta de menos de dos minutos, el Mecalia no se rindió. Dos buenas defensas, dos goles seguidos y la opción de un robo para empatar con tan solo 20 segundos por delante. No fue posible. Marta Mangué y Almudena Rodríguez tiraron de experiencia y culminaron la jugada que ponía el 31-29 definitivo.

Tras esta derrota, el Guardés se centra ahora en preparar el fundamental duelo con el que cerrará el año el próximo jueves. El equipo de Abel González juega nuevamente a domicilio, ante el Zuazo en Barakaldo, un choque trascendental para no descolgarse de la zona noble de la clasificación. En tierras vizcainas buscará el Mecalia su primera victoria como visitante. Un regalo ideal para unas Navidades tranquilas de cara a un 2023 esperanzador.

Rocasa Gran Canaria (18+13):
Andrea Suárez, Sabina Jacobsen (1), Melania Falcón (2), Manuela Pizzo, Almudena Rodríguez (3), Arinegua Pérez (2), Marta Mangué (4), Naja Nissen (2), Alba Spugnini (2), Sayna Mbengue (4), María Gomes (3), Ana Palomino (p.), Marta Siñol, María González (1), María Zaldua (6) y Lulú Guerra (p.) (1).

Mecalia Atlético Guardés (17+12):
Marisol Carratú (p.); África Sempere (1), Sandra Santiago (4), Giselle Menéndez, Ángela Nieto, Pauli Fernández (2), Míriam Sempere (p.), Cris Cifuentes (1), Patrícia Lima (10), Celia García, Elena Amores (2), Carla Gómez (2), María Sancha (1), y Daniela Moreno (6).

Marcador cada cinco minutos:
5-1, 8-5, 11-9, 13-11, 16-12, 18-17 (descanso); 20-18, 23-19, 25-23, 27-25, 28-27, 31-29 (final).

Árbitros:
José Alberto Macías y Ernesto Ruiz. Excluyeron con dos minutos a las jugadoras locales Jacobsen, Pizzo y Mbengue y a las visitantes Carla Gómez (2), África Sempere, Daniela Moreno, Elena Amores y Patrícia Lima.

Incidencias:
Partido de la novena jornada de la Liga Guerreras Iberdrola, disputado en el pabellón Insular Antonio Moreno de Telde (Gran Canaria).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad