TAB solicita a la Consejería de Sanidad la reapertura del hospital Virgen del Castañar

Redacción: @BejarEuropa

 
  • Instan al equipo de Gobierno para que se exija la vuelta del personal de planta, las camas de hospitalización y el servicio de urgencias al completo

Tal y como informó BÉJAR EN EUROPA el pasado 24 de marzo, las autoridades de la Junta de Castilla y León, responsables de la gestión de los recursos sanitarios de la comunidad, decidieron el traslado del personal adscrito a la planta de hospitalización del Hospital Comarcal de Béjar para reforzar la plantilla de los hospitales de la capital.

Desde entonces, los pacientes de Béjar y la comarca han tenido que desplazarse a la capital, no sólo para el Covid-19, sino para otro tipo de patologías que antes se podían atender en el centro. Esta medida, tomada unilateralmente por la Dirección del Complejo Salmantino, fue vista por parte de la ciudadanía como la premonición del cierre definitivo del Hospital Virgen del Castañar como se venía conociendo hasta ahora.

Tú Aportas Béjar (TAB) manifestó públicamente su oposición desde un primer momento a ese traslado, «puesto que se podría haber tenido un funcionamiento adecuado y más efectivo de cara a esta pandemia, ya que se hubieran instalado unas 25/30 camas de Hospitalización para cubrir la atención sanitaria de pacientes COVID que hubieran pasado la enfermedad y que aún necesitaran ingreso hasta su alta definitiva. Al menos en aquellos pacientes que residieran en nuestra ciudad o comarca y que verían mejorada su calidad asistencial al estar cerca de sus familiares o incluso del personal sanitario al que reconocen de una manera más personal».

Desde TAB se entiende que «la decisión de mantener abierto el centro hubiera supuesto la descarga del Complejo Hospitalario de pacientes ingresados a la espera de alta definitiva, en cuarentena, o incluso la posibilidad de no haber adecuado instalaciones no hospitalarias como ha sido el Colegio Fonseca en la capital». La decisión tomada se ha demostrado que era errónea desde el punto de vista de TAB, «puesto que mantener la planta de hospitalización hubiera supuesto una mejora de calidad para los pacientes de nuestra zona de salud afectados por COVID19 y que precisaran ingreso a la espera de alta definitiva o de otras patologías que han tenido que desplazarse obligatoriamente a la capital».

«Aquella decisión de traslado de todo el personal tanto del servicio de urgencias como de planta, así como el aparataje, ha supuesto que el Hospital haya perdido su sentido y capacidad, para ser un edificio fantasma a la espera de la decisión política de su cierre. Algo que los ciudadanos ya veníamos intuyendo y en lo que estaríamos totalmente en contra. Por ello, el equipo de Gobierno a la cabeza debería movilizar a la ciudadanía para protestar por una situación que debe normalizarse cuanto antes. Incluso la Organización Mundial de la Salud y multitud de expertos recomiendan el factor de proximidad como base del modelo de Salud Pública, máxime ante una pandemia como esta», concluyen.