El Guardés se impone al Porriño en un derbi amistoso emocionante (27-26)

  • De esta manera, el conjunto de la bejarana Ángela Nieto coge sensaciones de cara a sus partidos ligueros aplazados

El Mecalia Atlético Guardés se cargó de buenas sensaciones para su prematuro regreso de la competición liguera, este mismo sábado en A Sangriña contra el Morvedre (18:00). Lo hizo con una victoria por la mínima (27-26) frente al Conservas Orbe Rubensa Porriño en el recinto municipal de A Guarda que, lamentablemente, no pudo acoger público para la cita como medida de seguridad sanitaria ante la alta incidencia de la pandemia del coronavirus en toda la comarca de O Baixo Miño.

El resultado fue lo de menos, aunque bien cierto es que a nadie le amarga un dulce y menos a pocas horas de recibir a los reyes magos. Lo importante es que las pupilas de José Ignacio Prades adquirieron ritmo competitivo en un encuentro muy disputado. Por muy amistoso que sea, un derbi siempre es un derbi y ambas escuadras se aplicaron al máximo en un encuentro dinámico, con ataques rápidos, buenas defensas y numerosos contraataques. El escenario favorito del técnico del Guardés.

La primera parte transcurrió con intensidad e intercambio de golpes. El conjunto local parecía llevar la iniciativa, pero el visitante mantenía el tipo. A pesar de acudir con numerosas bajas, la formación de Isma Martínez se mostró muy competitiva. De ese modo, nunca permitió al cuadro miñoto irse en el marcador y, de hecho, llevó el encuentro empatado al descanso (12-12).

En la segunda mitad, todo se abrió más. Apareció el cansancio, propio de esta segunda pretemporada del curso. En ese escenario, el ritmo goleador aumentó. Y aunque el Guardés llegó a obtener ventajas de tres tantos, nunca terminó de cerrar el choque. Prades hizo participar a todas sus jugadoras disponibles, incluidas las juveniles Aroa Fernández y Márian Mera. La única que se quedó sin jugar fue Estefanía Descalzo, que no pudo asistir por asuntos laborales, además de Hannah Nunes y Tamires Anselmo, lesionadas de larga duración.

Finalmente, el Porriño apretó y rozó el empate, pero el conjunto miñoto tuvo temple para acabar llevándose una victoria que, si bien no pasa de ser anecdótica, siempre viene bien para trabajar con más alegría. El próximo encuentro del Guardés tendrá puntos en juego y será este mismo sábado, de nuevo en A Sangriña. Recibirá al Morvedre para celebrar el choque de la sexta jornada, aplazado en su día por la disputa de la competición europea.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad