VÍDEO | El PP tumba la concesión del título de Bejarano Ilustre a Jesús Cid y la Medalla de la Ciudad a la USAL

Redacción: @BejarEuropa

 
  • No se llegó a los dos tercios necesarios

Tal y como informó BÉJAR EN EUROPA, la Comisión Mixta de Participación Ciudadana aprobó proponer a Jesús Cid y Cid como Bejarano Ilustre, en reconocimiento de los singulares méritos adquiridos durante su trayectoria profesional en el sector de la medicina, y la Universidad de Salamanca para la Medalla de la Ciudad en su Octavo Centenario.

Esta propuesta fue elevada a la Comisión Informativa correspondiente para el posterior dictamen en Pleno donde tendría que ser aprobado por, al menos, dos tercios de la Corporación Municipal.

Durante la sesión plenaria, el PP expuso su acuerdo en nombrar Bejarano Ilustre a Jesús Cid, pero no en otorgar la Medalla de la Ciudad a la Universidad de Salamanca. A pesar del voto favorable del resto de formaciones políticas (PSOE, TAB y Cs), con la abstención del PP en la votación conjunta de ambos honores, no se llegó a los dos tercios necesarios, y, finalmente, estas concesiones quedarán desiertas.

La alcaldesa de Béjar, Elena Martín Vázquez (PSOE), ha querido poner de manifiesto su parecer al respecto en declaraciones a este digital:

Hoy me levanto con un sabor amargo en la garganta.
Y no es por la «espantá» de anoche del grupo popular en el Pleno que aún no acierto a comprender.
Es por su DESPLANTE a una institución como la Universidad de Salamanca en su octavo centenario, y a un bejarano ilustre, con o sin título de un ayuntamiento que se comporta de forma mezquina; pero es sobre todo por el DESPRECIO ABSOLUTO hacia la ciudadanía, representada en la Comisión Mixta de Participación Ciudadana.
Por primera en muchos años, posiblemente por primera vez, a secas, desde que se instauraron los Méritos y Distinciones que cada año otorga el Ayuntamiento de Béjar, en 2019, el año en el que el Partido Popular está dolido por no gobernar pese a haber sido el partido con más votos en las pasadas elecciones; el año en que la mayoría de los y las ciudadanas de Béjar no quisieron que siguiera gobernando el Partido Popular y los representantes políticos de esa mayoría consiguieron unirse para llevar a cabo la voluntad del pueblo; el ayuntamiento de Béjar no podrá distinguir a una institución como la Universidad de Salamanca, a quien tanto debemos por su aportación al conocimiento, a la ciencia y al desarrollo social y económico de Béjar con su Medalla de la Ciudad.
Y no podremos otorgar el título de bejarano ilustre a una persona con la que la ciudad está en deuda, el Dr. Jesús Cid Cid, quien ha dedicado una gran parte de su vida, ya muy larga, al cuidado de los y las vecinas de Béjar y su comarca.
Y todo ello, por el «poderío», que no poder, de un Partido Popular agriado, enfadado y muy molesto por haber perdido el poder.
Un Partido Popular que deja así escrita en la historia de nuestra ciudad su forma de hacer; no en beneficio de Béjar, ni de su ciudadanía, sino en su propio interés de «mangoneo» y de intolerancia, sin escuchar a las asociaciones y entidades representantes de todos y todas las bejaranas en la Comisión Mixta de Participación.
Como ya dije ayer en el Pleno, si esta es la oposición que va a plantear en estos cuatro años de difícil gobierno, el Partido Popular, da de ello una imagen lamentable, desacertada y mezquina.

En una sesión plenaria tensa, tediosa y maratoniana, además de esto, se aprobó por unanimidad la modificación del PGOU No MP/001/19, se tomó en consideración la renuncia de Jennifer Del Pozo al cargo de concejal, y salió adelante una moción presentada por el PP para tramitar el deslinde de la zona afectada por la polémica pilona ubicada en la estación de esquí.

Donde más se dilató el Pleno fue, como ya viene siendo habitual, en el apartado de ruegos y preguntas donde algunos ediles de la oposición aprovechan su turno para dejar toda una soflama antes de proponer su ruego o plantear su pregunta.

Durante una de las respuestas de la alcaldesa, el grupo municipal del PP teatralizó una espantá y abandonó la sala sin que estuvieran muy claros los motivos.