José Antonio Bonilla Hernández ya es miembro numerario del CEB

  • Su trabajo, el número 31 de los publicados por el CEB, fue editado en el verano de 2020 y no se pudo leer hasta ahora por la pandemia

Tal y como informó BÉJAR EN EUROPA el pasado 11 de septiembre, José Antonio Bonilla Hernández daría su discurso de ingreso en el CEB titulado Béjar en el mapa y sería contestado por Jose María Hernández Díaz.

CARMEN CASCÓN MATAS

Uno de los eventos culturales más importantes de nuestro Centro, al margen de la presentación de la revista Estudios Bejaranos y la convocatoria y concesión del Premio “Ciudad de Béjar”, ambos anuales, es la lectura de los discursos de ingreso de nuestros miembros. Ese día el Centro se viste de fiesta para recibir a un nuevo compañero dentro del elenco de miembros de pleno derecho y, si sumamos a este hecho el que se suele realizar en el salón de plenos del Ayuntamiento de Béjar, la solemnidad se impone a un acto en el que el discursante lee su trabajo acompañado por el resto de sus compañeros que le precedieron o que aún tienen pendiente la lectura del suyo.

Ayer, tras un pleno en el que se ratificó al equipo de Josefa Montero García al frente del CEB, leía su discurso José Antonio Bonilla Hernández bajo el título Béjar en el mapa de Tomás López ante un salón de plenos lleno de público con las limitaciones impuestas por la pandemia.

Comenzó el acto la presidenta Josefa Montero García explicando la mecánica del mismo y dando la palabra sin más dilación a la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Béjar, Ana Vicente Peralejo, en representación de la alcaldesa de Béjar que no había podido asistir por problemas de agenda.

A continuación la secretaria del Centro, Carmen Cascón Matas, leyó el párrafo del acta en el que fue admitido como miembro no numerario del CEB José Antonio Bonilla Hernández.

Entonces la presidenta dio la palabra al discursante para que iniciara la lectura de su trabajo de entrada al Centro. José Antonio Bonilla Hernández dio las gracias a los presentes por asistir así como a diferentes personas por hacer posible que su discurso viera la luz y a sus compañeros del Centro. En este sentido se disculpó por haber tardado algunos años en poder realizarlo por cuestiones profesionales. Su discurso, versado en la Villa y Tierra de Béjar representada en la obra publicada por el cartógrafo Tomás López en 1784, se centra en el análisis de la documentación que tuvo el privilegio de manejar desde su adquisición por la Diputación de Salamanca cuando ejercía como director del archivo de esta institución. Los distintos interrogatorios que se enviaron en el siglo XVIII desde Madrid a los vicarios de Béjar se conservan casi en su totalidad, así como los croquis y las respuestas que se devolvieron con más o menos premura a la corte y que permitieron trazar los mapas correspondientes a esta zona por el gabinete del cartógrafo. Complementa la información con indagaciones en colecciones privadas y en el Archivo Histórico Nacional, así como en la bibliografía referente al tema estudiado. Sin duda la labor de Tomás López, ingente y compleja, sentó un precedente para la cartografía que se realizó en el siglo XIX y ofrece datos jugosos, no sólo de accidentes geográficos o distancia entre poblaciones, sino otras informaciones que nos invitan a reconstruir con mayor exactitud la Villa y Tierra de Béjar en el siglo XVIII. Sin duda podría ser un buen complemento del Catastro de Ensenada también realizado en aquel Siglo de las Luces.

Tras su intervención, contestó a su discurso su compañero del Centro, José María Hernández Díaz, que destacó otra publicación del insigne geógrafo con voluntad pedagógica: un mapa elaborado para niños, tema que le interesa particularmente como catedrático de Historia de la Educación de la Universidad de Salamanca. Destacó la gran labor de José Antonio Bonilla en sus años de director del Archivo de la Diputación y el gran interés que mostraba cuando acudía con sus alumnos al centro documental. Precisamente en tales visitas exhibía los mapas de Tomás López y los interrogatorios que éste enviaba desde Madrid a las diferentes localidades para delicia de los alumnos.

Su trabajo, el número 31 de los discursos publicados por el Centro, fue editado en el verano de 2020 y no se pudo leer hasta la presente fecha por la pandemia. Consta de 97 páginas y puede ser adquirido en librerías de Béjar y de Salamanca. Además del texto de análisis del mapa de Tomás López y los interrogatorios correspondientes a la Villa y Tierra de Béjar, el libro consta de una parte documental y un apéndice fotográfico.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad