VÍDEO | Se presenta ‘Como regar el agua’, de Luis Felipe Comendador, en el Casino Obrero

  • Antonio Gutiérrez Turrión y Luis Felipe Comendador charlaron distendidamente del nuevo «hijo literario» del bejarano

| CARMEN CASCÓN MATAS & ENRIQUE GARCÍA PERIÁÑEZ |

El salón de conferencias del Ateneo Cultural “Casino Obrero de Béjar” fue el escenario de la presentación del último poemario del escritor bejarano Luis Felipe Comendador, “Como regar el agua”, organizada por el Centro de Estudios Bejaranos.

Abrió el acto el presidente de la institución, Iván Parro Fernández, con unas palabras de bienvenida  a los presentes y unas frases afectuosas dedicadas al poeta, uno de los más relevantes a nivel nacional. No pudo por menos que leer unos versos dedicados a su figura.

Durante una hora Antonio Gutiérrez Turrión y Luis Felipe Comendador charlaron distendidamente del nuevo hijo literario del bejarano, ofreciendo Turrión las claves necesarias para abordar la lectura del libro. Destacó que, por muchas pinceladas y explicaciones que ofrecieran, se hacía imprescindible su lectura sosegada en la que cada cual ofrecería un prisma distinto basado en sus experiencias y sensibilidad. En todo caso, la intervención de Gutiérrez Turrión, reflexiva y analítica, aderezada por preguntas al autor, permitiría conocer algunas claves del proceso de escritura y, por ende, su mejor comprensión.

“Como regar el agua” es un poemario que se aleja del tono optimista que caracteriza a Comendador, estando impregnado todo él por una vena negativa que tiene que ver con un momento de declive vital, biológico e interno. Es una introspección, un conjunto de 17 poemas largos, la mayoría de verso libre o intercalados, que sugiere un análisis interno duro e inclemente para con el autor. Como Comendador expresaba en un momento de la presentación evoca las acciones que pudieron ser y no fueron, lo que se planeó y quedó en el aire sin realización, los proyectos que nunca se llegaron a hacer factibles y que ya nunca serán. Reflejan los fracasos del autor y también de la sociedad que le rodea.

El título del poemario refleja el contenido desde dos puntos de vista: negativo porque regar el agua es una acción absurda, que no sirve para nada; o positivo, porque hacerlo significa sumar. En ese sentido, ambos intervinientes coincidieron en la idoneidad del título y su imagen evocadora. No faltó la alusión al prólogo escrito por el escritor Luis Alberto de Cuenca, unas líneas descriptivas de la personalidad y el arte creativo de Comendador que no dejarán indiferente a aquellos lectores y amigos que conocen en profundidad al poeta. No hay duda de que conoce al bejarano.

El acto terminó con la lectura por parte de Comendador de algunas de sus creaciones contenidas en el libro y las dedicatorias para los que tuvieron el privilegio de acercarse con sus poemarios hasta la mesa del autor.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad